MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

lunes, 29 de abril de 2013

Un bello comentario sobre mis libros

 
     Quiero comentar aquí algo bello que me ha sucedido. Una Señora.que trabaja en Mercedes Benz donde también trabaja mi hijo Roberto, encontró mi blog y lo miró todo completo. Al pasar las hojas encontró las fotos de mi hijo y así supo que yo era su madre. Después de hablar con él y enviarle mis libros, me mandó un mail con comentario sobre ambos y como me pareció una buena descripción de los mismos, transcribo sus palabras:    

De Un viaje al pasado:


Me gustó muchísimo la vinculación entre las dos épocas y el hecho de que la protagonista finalmente pueda escaparse de lo esperable y logre elegir dónde ser feliz. Cuando parece que el sueño termina, opone la resistencia necesaria y triunfa. 

Y de Cuatro hermanos en el siglo XVIII

Sobre la historia de hermanos, no se espera al inicio el conflicto policial que después es casi central en la trama. El rechazo de Margareth, objetable a nivel moral, desata una serie de males mayores, y se debe desandar un camino para alcanzar el orden que nunca debió ser alterado y que traerá la felicidad.
                                             ----------
  
    Por lo tanto, quiero agradecerte mucho Maria Cecilia y de acuerdo a tu pedido estás en la lista para el tercer libro que saldrá en noviembre,


Editado por Eliane Bösch

   

   
   

sábado, 13 de abril de 2013

El Dr.Lucas Scott y su paciente más joven


        Estoy muy ocupada terminando la redacción de mi tercer libro y por eso aparezco poco por aquí. Pero hoy decidí escribir un episodio de la "saga" del Dr.Lucas Scott.. Espero les guste!


        El Dr.Lucas Scott y su paciente más joven.

    Como siempre Lucy le trajo su taza de té y se pusieron a conversar sobre los pacientes que tenía para atender. Esta mañana venía una paciente derivada de un colega, de solo 13 años. El Dr.Scott estaba preocupado por los datos que le habían dado de la misma. Se movilizaba en silla de ruedas, aunque no estaba paralítica, pero perdía el equilibrio.

    A las 10 en punto llegó empujada por su madre. Lucas se sorprendió de ver una pequeña tan jovial y se puso a conversar con ella. Antes de su problema de salud había empezado a patinar sobre hielo y le encantaba. Le preguntaba si él podría lograr que volviera a hacerlo. El Dr. Le pidió que no se apresurara que iban a ir paso a paso. La internaron para hacer los estudios necesarios para la evaluación.

    Al tercer día se acercó a la paciente y a su madre para informarle qué iba a hacer de acuerdo al resultado de los estudios. La iban a preparar para hacerle una operación de cerebro en los próximos días. Esta operación era muy delicada y no podía dar ninguna garantía. Lo que si le prometió que iba a hacer el máximo de su capacidad para que todo saliera bien. La pequeña, con una sonrisa dijo que confiaba en él.

   En los días siguientes Lucy vio a su amado Lucas, muy preocupado y silencioso. Repasaba libros, veía los estudios de la paciente hasta altas horas de la noche.

   Al fin llegó el día…después de preparar a la niña, entró el Dr.Scott al quirófano y empezó la operación. Fueron muchas horas de una dedicada labor y al fin terminó todo con una gran aprobación de todos los que lo rodeaban y que lo admiraban. La niña pasó a una sala especial de alta complejidad. La medicaron para que no se despertara hasta el día siguiente.

  Esa noche, Lucas se durmió en los brazos de Lucy, completamente agotado.

   Al día siguiente, cuando le avisaron que la niña estaba despertando, Lucas fue en seguida a verla. Le miró la carita y ella al verlo le regaló una tímida sonrisa. Empezó a hacerle distintas pruebas para ver su estado y todo dio bien. Habría que esperar unos días para que se pudiera levantar para ver como estaba su equilibrio.

    A la semana siguiente, le dieron permiso para levantarse y de la mano del Dr. empezó a dar sus primeros pasos  Primero se tambaleó pero eso era normal por su debilidad. Después de dar algunos pasos más con bastante estabilidad, le ordenaron volver a la cama. En los próximos días debía debía hacer lo mismo.

    Poco a poco empezó a caminar sola sin problema. Al fin le dieron el alta pero no debía apresurarse en su comienzo de patinaje y eso si para hacerlo, debía usar un casco. Al saber esto, le dio un gran abrazo al Dr.Scott que se emocionó mucho. Se sentía aliviado pues había mejorado la salud de una jovencita para que siguiera el curso de su vida.

    Ese día volvió feliz a su casa junto a Lucy.

Eliane Bösch