MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

domingo, 20 de mayo de 2018

Una aventura entre libros


                           Una aventura entre libros

                  Pasaba todos los días por esa librería y entraba a ver los ejemplares  en oferta, leía la contratapa y cada quince días compraba uno. El dueño, relativamente joven, le indicaba libros de acuerdo a sus gustos. La conversación siempre era amena.

Pero las cosas en la casa de Susan estaban complicadas. Su madre enfermó y necesitaba remedios costosos. Ya no paraba en la librería y pasaba apurada para llegar a su casa para ayudarla .

El dueño de la librería o sea Gabriel empezó a extrañarla y al verla pasar sin parar, se preocupó. Un día la esperó en la puerta y cuando llegaba por la vereda, la paró para preguntarle si le pasaba algo. Ella suspiró y se puso a comentar los hechos.

Al dia siguiente  fue a su encuentro otra vez con un paquetito que le alcanzó.  -- ¿Qué es esto?  -Un libro que le elegí para que lea cuando tenga un rato libre.  –ah…y cuanto le debo?  -no.no es un regalo por ser una buena clienta.
  Ella se sonrojó y al tomarlo sus dedos se tocaron… ambos se estremecieron! El libro  traía entre sus hojas una rosa…

Hacia varios días que no la veía  y supuso que la madre habría empeorado.

Al fin, un dia de mucha lluvia la vio caminando  por la vereda tratando de taparse con su pequeño paraguas. La saludó y la invitó a guarecerse en la librería. Aceptó de buen grado. Luego de las triviales palabras sobre el tiempo y la lluvia, le preguntó como andaba y ella lo miro con una gran tristeza en sus ojos y comenzó a llorar. La condujo a una silla y en seguida le trajo un vaso de agua. Queria consolarla pero no sabía como. Al fin le comento que la madre había fallecido después de una enfermedad grave y costosa. Que tenía deudas de la casa y que no sabía como solucionarlas pues no entendía bien las cuentas que había dejado la madre. Entonces el le explicó que era contador y que la iba a llevar a la casa para que ella le enseñara los papeles para ver como solucionar todo. La hizo esperar unos minutos y decidió cerrar la librería algo mas temprano. Tenía el coche en el garaje del fondo asi que la invitó a acompañarlo. Ella sentía que podía confiar en esta persona.



Estuvo viendo y acomodando todos los papeles hasta muy tarde, ella le iba trayendo café y aclarando algunas cosas. Al fin,  le dijo que se llevaba unos papeles para averiguar las deudas… al despedirse, ella le extendió la mano y el se la apretó con fuerza. Ahí fluía una gran electricidad… o era amor?

Días más tarde le entregó unos documentos y le dijo que la deuda había sido pagada con un acuerdo  y que ella debía abonar mensualmente una ínfima suma de dinero a un abogado amigo de Gabriel. En realidad este pagó la deuda que era bastante grande y con su amigo arregló que ella pagara una pequeña suma mensual para que no notara que el había saldado todo.

Naturalmente ella era muy agradecida y también estaba muy enamorada. Pero no era tan tonta como para no darse cuenta que el había saldado su deuda. Posiblemente después de casarse iban a sincerarse al respecto.

¡El amor todo lo puede!

Eliane Bösch


Editado por Eliane Bösch






No hay comentarios: