MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

lunes, 28 de diciembre de 2009

PREMIOS del alma






Quiero aquí comentar, para todos mis amigos, lo bien que me siento cada vez que entran a comentar un cuento mio o cualquier información de mi blog. Para mi son los mejores PREMIOS cuando me dicen...me gustó tal parte....me transformé en la protagonista... me hizo soñar... me hizo recordar...! Esos comentarios los guardo como los mejores premios! Hubo personas que me contaron que al leer una de mis novelas, se emocionaron... no podían parar porque querían saber como seguía... sufrían con los protagonistas! Y ahora se ha agregado algo nuevo.

Una bloggera amiga, Mery Larrinua, se comunicó conmigo y me informó que iba a tener un evento literario el 5 de Diciembre pasado, en Miami, Florida USA, y si yo le enviaba un cuento, lo iban a leer allí. No me di cuenta de la dimensión, hasta que recibí información en el blog Luz del corazón de Mery, donde comenta quien leyó cada una de las participaciones (mi hija también participo con un verso) y finalmente me envió por correo un DIPLOMA.

Este Diploma es la fotografía que coloqué arriba...y dice:"El primer encuentro literario internacional Luz del Corazón concede este Diploma... en agradecimiento por su participación - Café Demetrio - Diciembre 5, 2009.

Yo se que habrá personas que consideren esto sin importancia! Para mi la tiene! Y quiero entonces por este intermedio, agradecer a todos por sus palabras, así como a Mery y decirles:

MUCHAS GRACIAS Y LOS QUIERO MUCHO!!!!!


Mi hija, Elisa o sea Alma, se adhiere a este reconocimiento.

martes, 22 de diciembre de 2009

LUCHA CONTRA LA SOLEDAD por Eliane Bösch


Hoy voy a continuar con otro cuento corto mio, referente la soledad en las grandes ciudades. Lo escribí el año pasado, en las fiestas... y se llama:


Lucha contra la soledad


Estaba en una gran ciudad. Había llegado a principio de mes, contratada por una gran firma.

Venía de un pueblito lejano... con sus calles de tierra, sus tardes de siesta, todos se conocían... todos se reunían para las fiestas...

Y ella estaba aquí, recién recibida, con su diploma que decía que era analista de sistemas, en esta gran ciudad, con muchas luces, mucho ruido pero... rodeada de silencio! En completa soledad...

A la tarde, en la oficina, todos se despidieron presurosos para encontrarse con la familia... que una cena... que un asado...

Prendió la televisión; miró una película de Navidad con un papá Noel y su historia festiva.
Tomó un vaso de jugo, una pata de pollo y unas verduras, que se había cocinado, y brindó...
por su pueblito, por su familia, por sus amigos, que tanto extrañaba ahora. Se puso a filosofar: que valía más , el trabajo bien remunerado o la reunión festiva de Navidad?

Cayeron unas lágrimas por sus mejillas, pero en seguida se recuperó y al sonar las doce y oír los estruendos, los fuegos artificiales, salió a la calle.

Los chicos retozaban y gritaban y los grandes los miraban sonriendo. Un hombre que estaba con sus sobrinos, la vio, se le acercó y empezó a conversar con ella. Eran vecinos. Al principio ella le contestaba con monosílabos, pero luego, poco a poco, empezó a hablar amablemente.

El joven, al saber que estaba sola , la invitó a la reunión y la presentó a la familia. Todos la recibieron muy bien y ella, de repente, se sintió muy satisfecha.

Al comer el helado que le ofrecieron y sentirse tan acompañada, la soledad desapareció, y sintió como si hubiera ¡ganado una batalla a esta gran ciudad!.

Eliane Bösch

miércoles, 16 de diciembre de 2009

VIVA LA VIDA por Alma


Siguiendo el mes de las fiestas, a continuación un pequeño verso de mi hija, Elisa García Bösch, cuyo seudónimo es Alma. En los próximos días pondré un nuevo cuento corto mio...


VIVA LA VIDA


¡Llegan las fiestas!
El árbol has de armar,
Los adornos brillan…

Nuevas ilusiones
Dentro de ti,
Otro año comienza.

Las tristezas a colgar…
Renueva fuerzas,
¡La vida a disfrutar!

Alma

lunes, 7 de diciembre de 2009

ENCUENTRO EN NAVIDAD por Eliane Bösch

Siguiendo con las fiestas... un cuentito de Navidad, siempre romántico, como me gusta a mi.
Su titulo es: ENCUENTRO EN NAVIDAD


Helena estaba en el avión, mirando por la ventanilla. Estaban por aterrizar en Paris. A su lado estaba sentado un joven, con el que había conversado durante el largo trayecto, pues. ambos venían de Buenos Aires. El iba a visitar a una tía, que vivía en un chateau, para pasar las fiestas con ella. En cambio, ella iba a visitar a su hermana y a sus sobrinitos. En el aeropuerto, el tenía un coche de alquiler encargado e iba a manejar hasta el chateau. En cambio ella debía tomar un pequeño avión hasta Orly. Al bajar, salieron juntos y les llamó la atención ver poca gente. Por los altoparlantes estaban diciendo que ese era el último avión que aterrizaba, pues estaban suspendidos todos los vuelos a causa del mal tiempo. El la acompañó hasta el mostrador , donde le confirmaron que hasta el día siguiente a la tarde no habría ningún vuelo. Ella estaba desolada…¿ que podía hacer?
El fue a retirar la llave a la ventanilla de alquiler de coches y pidió un mapa. Le preguntó a ella a que ciudad iba y al decirle, la buscó en el mapa. –Aquí está – dijo –está a 80 km del chateau. La puedo llevar, saludo a mi tía y la llevó hasta su destino. Helena le agradeció pues verdaderamente no tenía otra solución.
Cargaron las maletas en el coche. Empezaba a nevar un poco. El frío era intenso. Pierre empezó a manejar saliendo de Paris, para tomar una carretera, pero luego tomo un camino menos importante que lo llevaba a lo de la tía.
Iban charlando y escuchando música. En un momento en la radio informaron que debido a intensas nevadas en el sur, había rutas cerradas por la cantidad de nieve en el camino. Ellos en estos momentos, estaban recibiendo una fuerte nevada. Pierre bajó para controlar la presión de las gomas y sacarles un poco de aire… y al subir comentó que el camino se estaba poniendo pesado, pero por ahora podían seguir.
Después de unos kilómetros la nieve se agolpaba en el parabrisas y el coche se ladeaba peligrosamente. Hasta que en cierto momento, las ruedas se hundieron en la nieve y no hubo forma de sacar el coche. Pierre llamó a la brigada de socorro y le informaron que tenían mucho trabajo, pero le tomaron la localización. No sabían cuanto tiempo iban a tardar para socorrerlos.
El se bajo, abrió su valija y sacó una campera y pullover. Le dijo a Helena que hiciera lo mismo. Se abrigaron bien y el le dijo que no podría poner mucho la calefacción, pues la batería se iba a agotar. Ella entonces dijo que la mejor forma de mantener el calor era que se pusieran cerca uno del otro. Así lo hicieron…Y empezaron a reírse pues sus familias que querían que se casaran ,si los vieran así, se alegrarían. Ambos comentaron que no habían sentido el amor por nadie verdaderamente. Solo tuvieron amores sin importancia y muy pasajeros..
Pasaron las horas, y Helena estaba semidormida, cuando sintió el aliento de él, en los cabellos. Ella se sintió bien y no hizo ningún movimiento.
Hacia la madrugada, vieron unos faros y sintieron voces… empezaron a tirarles agua al parabrisas para derretir la nieve. Luego empezaron a remolcarlos y los llevaron hasta el chateau. Allí los esperaba la tía Amelie con un chocolate caliente y unos croissant. Seguía nevando y era imposible seguir viaje. Invitaron a Helena a dormir allí y al día siguiente, cuando mejorara el tiempo, la llevarían a su destino.
Ella se encontraba muy a gusto. La tía resultó ser una dama muy agradable y a pesar de sus años, era muy moderna! Se veía que al sobrino lo adoraba y este a su vez también la trataba muy cariñosamente.
Al día siguiente… seguía nevando. Entonces la Navidad la iba a pasar en este chateau tan antiguo que hacía soñar con épocas remotas.. Decidió no hacerse problemas y gustosa los acompaño a comer el tradicional pavo.
Su conversación con Pierre tomó aristas muy personales y ambos se sentían a gusto.
Al día siguiente, al fin dejó de nevar, las máquinas limpianieve pasaron, dejando un camino seguro. Pierre decidió llevarla y cuando llegaron a la casa de la hermana, se intercambiaron sus números de teléfonos. La despedida fue muy rápida pues los sobrinos la tironeaban a Helena. Ella se quedó hasta el 3 de enero cuando tuvo que volver pues su trabajo la esperaba en Buenos Aires.
Pasaron unos días. Pensó en Pierre todo el tiempo y decidió llamarlo. Pero el se adelantó. Al hablar, ambos confesaron que sentían lo mismo. SE EXTRAÑABAN .Se dieron cita y ambos sabían que eso significaba, que al fin, les había llegado el amor!
Y todo por ese encuentro en Navidad!

sábado, 28 de noviembre de 2009

Cuento autobiográfico de Navidad por Eliane Bösch


Todos los años cuando llega Diciembre, yo soy feliz armando el árbol de Navidad.A veces me he preguntado...¿porqué? Y tratando de psicoanalizarme (jaja) he llegado a la siguiente conclusión: he sido muy feliz en mi niñez, junto a los arboles de Navidad. Era la época (aquí deben recordar mi edad...!) en que los arboles no eran de plástico... sino pinos de verdad. Y las luces eran unos broches de metal que se colocaban en las ramas de los arboles, y adentro iba una pequeña velita que se encendía con fósforo... yo era muy pequeña y no recuerdo ningún incendio en casa, pues mi mamá era muy cuidadosa. Recuerdo los cantos de Navidad, entonados con toda la voz de mi papá, que me abrazaba y se reía conmigo. Recuerdo la nieve, esto sucedía en Suiza, y jugar con ella. Una vez, siendo muy chiquita, me asusté mucho pues golpeó Papá Noel la puerta y preguntó si esa nena se había portado bien. Al decirle mi mama que si, el dijo su JO JO JO entonces recibirá regalos! Esa voz profunda me asustó terriblemente...jajaja

Y a continuación quiero contarles un hecho que me sucedió (debía tener 4 años) y lo haré en forma de cuento:

Eliane vivía en Suiza con sus padres, en una casa de dos plantas. Dormitorios arriba y un salón muy grande abajo. Ella tenía la costumbre, todas las mañanas, al bajar, tirar por la escalera un acolchado de plumas, en el cual se quedaba jugando durante el día. Era la mañana de Navidad:

Eliane bajó como siempre y... quedó deslumbrada, al ver en un rincón del salón, el árbol de Navidad con sus velas encendidas. Al costado, mi papá sentado para ver mi cara, mi mamá a mi lado. Siguió mirando y en una mesita, ahí mismo, había UNA CASA DE MUÑECAS. Pero no era cualquier casa... la había fabricado mi papá de madera, la pintó de celeste y mi madre le compró: mesita del living redonda con mantelito al crochet, sus sillitas, pequeñas muñecas sentadas. En la cocina, una alacena también de madera, con latas que decían:Cacao - Sucre - etc. El baño estaba separado con una cortina de tela hecha por mi mamá. Y había alfombras y muchas cositas más...

Pero ahí no terminaba la cosa... al lado del árbol había un cochecito, también azul con una bella muñeca. Eliane se acercó, miraba todo, tomó el cochecito para hamacarlo ... pero totalmente muda! Entonces, mi mamá me dijo: - Y ? No tenés nada que decir? - Y ahí comprendí que debía decir algo... qué? Y no se me ocurrió otra cosa que decir, rascándome la pierna: - mami, me pica -

Risa de ambos y esa respuesta quedó para la posteridad.

Fin

ANDANDO por Gabriel Casares


A continuación voy a pasar una pequeña poesía, del otro mellizo, o sea Ruben Gomez cuyo seudónimo es Gabriel Casares. El es un muy buen amigo de Mar de Ajo, que junto a su hermano organizan todos los años la marathónica de literatura. Y dice así:


Andaba yo, desnudo de todo,
hurgando entre piedras que dejó el pasado
buscando la piel que envolvió los recuerdos
de mis viejas cosas, que ya se han marchado.

Andaba yo, desnudo de ti,
de tu tibio cuerpo rodeando mi abrazo
de tus labios frescos, cántaros ausentes,
que entre viejos besos se hicieron pedazos.

Y así sigo andando, desnudo de mi,
con viejos fantasmas marchando a mi lado;
tratando de hallar en vanos deseos
algo que me abrigue por haberte amado.

Gabriel Casares

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Marathonica Mar de Ajo de poesia y narrativa - Fundación de poetas Rene Villar










Este evento literario tuvo lugar desde el 11 al 15 inclusive de noviembre, en el Hotel Latinoamericano, en la ciudad de Mar de Ajo, de la Provincia de Buenos Aires - Argentina. En el mismo hubo rondas de lectura, donde todos los escritores leían algo de su autoría, cuento o poesía. Hubo muchas presentaciones de libros, distintas ponencias, y un seminario dictado por el prestigioso Dr.Vicente Zito Lema. El sábado 14 a las 4 p.m. hice la presentación de mi libro "Cuatro hermanos en el siglo XVIII" con la colaboración de la poeta Iris Cadelago.

Al final, cada noche teníamos una vez danzas, otra el actor y escritor Alfred Hopkins puso en escena una poesía de Pablo Neruda y otra de Nicolás Guillen. En cambio el sábado a la noche, se presentó la banda de rock RENATA, que fue muy bien recibida.

En general, hubo una muy buena camaradería y junto a mi hija nos sentimos realmente muy bien. Debo decir que la organización se la debemos a dos magnificas personas, mellizos ellos... Horacio y Ruben Gomez.

El hotel estuvo finamente atendido por sus dueños que no escatiman esfuerzos para ayudar a la cultura. Puedo decir que he vuelto con mis pilas cargadas... aparte de ver el mar desde mi habitación. ¡Volveré el año próximo!

Banda de rock RENATA






La banda de rock RENATA ,el sábado 14 de noviembre, deleitó con su música, a la marathónica de Mar de Ajo. La misma ha tenido mucho éxito, prometiendo volver el próximo año. Esta banda está integrada por Roberto, guitarra,y sonido (mi hijo!) la voz de Gelly(mi nuera!) en teclado, la pequeña Nadia (mi nieta!) acompañados por Eduardo en bateria, Sergio en guitarra y Paul en bajo, invitado de la banda Atemporal. Todos la pasaron muy bien y así como el público los escuchó atentamente, los músicos quedaron encantados por la atención recibida. Aparte todo esto, la mediadora, o sea yo, muy feliz porque todo salió mejor de lo esperado!

lunes, 9 de noviembre de 2009

RECONCILIACIÓN por Eliane Bösch




Epoca siglo XVIII – Lugar: Inglaterra. Elizabeth era muy feliz, pues se había comprometido con Patrick, el dueño del castillo Hampton, hacía unas semanas. Ambos estaban enamorados , después de haberse conocido en un baile.
Ahora , este había proyectado, la presentación formal de su novia, a familiares y amigos. Habían programado un pic nic pues el tiempo estaba muy agradable.
Llegó el día y ella se puso un lindo vestido para esta ocasión y el estaba radiante y orgulloso de presentarla a todos. Pero un hecho fortuito iba a nublar este festejo. Elizabeth estaba hablando con unas señoras, cuando llegó un joven a caballo. Ella en seguida lo miró pues su caballo cojeaba. Se acercó, y al bajar el jinete, ella resueltamente se acercó al animal y después de acariciarlo, apoyó su pierna en la pata delantera, haciendo que la subiera y así observó que tenía la herradura floja y se le había incrustado una pequeña piedra. Con sus dedos rápidamente sacó dicho objeto que tanto lastimara al animal, pero este se movió por el dolor y al bajar la pata, piso la pollera de su sanadora. El vestido se rompió en el ruedo y en ese momento se dio cuenta que todos la miraban y lo peor fue la cara de Patrick. Este se acercó, la tomó de un brazo y bruscamente la llevó adentro. A solas empezó a decirle con una furia contenida: - ¿que has hecho?¿ Tu crees que una dama como debe ser mi prometida, puede hacer lo que acabas de hacer? El arreglo de la pata del caballo es trabajo del herrero y no de una dama…Me has avergonzada ante mis invitados… ¡Esto no puede volver a suceder! – se dio vuelta y apretaba los puños con furia. A Elizabeth le empezaba a nublar la vista pues las lágrimas se agolpaban en sus ojos… estaba anonadada… no sabía que hacer…quería salir corriendo de allí. Al ver que el no le decía nada, salió y se escurrió sin que la vieran y al encontrar un carruaje, le pidió al cochero la llevara a su casa.
Entró llorando…su familia no estaba pues se encontraban en el castillo. Se tiró en la cama y estuvo horas así. Cuando la madre regresó le dijo que quería dormir y la dejaron tranquila.
Los días siguientes fueron una tortura para Elizabeth… su familia no le preguntaba nada pero la miraban con tristeza. Ya no lloraba pues sus lágrimas se habían secado… pero tenía su cara pálida y los ojos tremendamente hinchados.
Al tercer día llegaron del castillo con una carta para ella. Se fue bajo un árbol que era su preferido, para leerla tranquila. Su corazón latía muy fuerte… tenía miedo de abrir y ver su contenido. Sus manos temblaban cuando al fin rasgó el sello para empezar a leer:


- mi amada Elizabeth: debo pedirte perdón y espero que lo puedas hacer, por las palabras tan hirientes que te dije…Estuve pensando y me doy cuenta que fui un perfecto estúpido. Estoy completamente avergonzado de mi proceder. Podrás perdonarme, mi amada, mi vida…te amo tanto! Comprenderé si no lo haces, pues mis palabras fueron muy duras ; en ese momento no comprendí que tienes un alma tan dulce y buena , que también amas a los animales y no quieres verlos sufrir. ¡Eso es muy loable! Ya sé de tu bondad con todos y sobremanera conmigo. Quiero agradecerte de ser como eres…¡ pero necesito tu perdón para poder demostrarte cuanto te amo! Mi vida no vale nada si no puedo estar a tu lado…Si me perdonas, te espero en el bosque, hoy a las tres de la tarde. Espero con todo mi corazón verte llegar…Te amo…te amo… tuyo para siempre – Patrick

La cara de Elizabeth estaba radiante… quería saltar, reír a carcajadas, abrazaba la carta sobre su pecho… caminaba de un lado a otro. Cuando entró en la casa, la familia entendió que esa carta le había dado una gran alegría… Pidió que le preparen el carruaje para la tarde y al llegar la hora, después de arreglarse y peinarse, salió hacia el bosque del castillo.

El hacía más de una hora que la estaba esperando con cara muy seria. Cuando vio llegar el coche, se acercó para darle la mano para descender, y allí se miraron sin hablar unos segundos. Cuando el carruaje se alejó, Patrick le musitó: - gracias por estar … temía que no vendrías…yo… - y ella le puso un dedo sobre sus labios silenciándolo… - yo también debo pedirte perdón y te prometo que no haré nunca más una cosa así, cuando tengas invitados – entonces, a él se le iluminó la cara, se acercó y la beso larga y apasionadamente.
Después de unos minutos dijo:- te corrijo…primero cuando “tengamos” invitados y segundo me parece muy bien si quieres curar o ayudar a cualquier animal. ¡Tendrás mi aprobación!. –

Y volvieron a besarse apasionadamente. Luego empezaron a conversar sobre la boda pues la reconciliación había unido mucho más a esta pareja.

Eliane Bösch

domingo, 8 de noviembre de 2009

SOÑADORES por Elisa García Bösch


A continuación les transcribo un verso escrito por Elisa García Bösch, que viene a ser mi hija... y como hay un refrán que dice:..." la caridad empieza por casa..." y a esta poeta que es muy nuevita, quiero darle un empujoncito!

SOÑADORES

Poetas...
escritores del amor,
sencillez sentimental.

HOMBRES-MUJERES
NIÑOS-ADOLESCENTES,
TODOS...

Sentimientos que fluyen,
imaginación que vuela...
como ave en el firmamento.

Nosotros
la humanidad toda...
¡poetas, siempre!
Hoy-ayer,
eternamente románticos...

La vida,
poema real,
sueños-fantasias
ilusiones...
¡SOBRE UN FRAGIL PAPEL!


Elisa Garcia Bösch

domingo, 1 de noviembre de 2009

LA VISITA por Héctor Ricci


Aqui les transcribo un cuento de Héctor Ricci, que estuvo en el evento de Bialet Massé, Córdoba, Argentina.

Caminaba apurada, eran casi las 9 de la mañana y como todos los domingos a esa hora, la villa estaba tranquila y silenciosa. Paula se las arreglaba bien para esquivar los charcos de las callejuelas que serpenteaban entre las casuchas de chapa. Eran charcos chirles de barro y agua jabonosa, en cuya superficie se dibujaban manchas aceitosas que parecían mapas de archipiélagos. Con la agilidad de sus 27 años, su figura armoniosa pegaba fáciles saltitos de borde a borde buscando lo seco para no ensuciar ni su calzado ni la botamanga de los vaqueros. Miró para el cielo y entre los caños torcidos de las antenas y la maraña de los cables, descubrió un celeste prometedor del fin de la tormenta. Consultó su relojito y calculó que llegaría a la cárcel de Olmos cerca del mediodía. Era la primera vez que iba y le habían dicho que tardaría más de dos horas en llegar.
La muchacha cruzó el hueco del paredón que bordeaba la villa y vio que la avenida presentaba un aspecto desolado. Por la calzada, todavía húmeda, circulaban pocos autos y no andaba casi nadie caminando. Hasta los quioscos estaban cerrados y sólo un par de canillitas ofrecían sus diarios apostados cerca de la parada del micro donde ella se detuvo. Luego de un rato, subió al ómnibus que la llevó a la estación Constitución.
Sentada en un banco del andén, a Paula se le perdió la mirada entre el brillo de las vías, los durmientes sucios y los papeles que bailaban al compás de los remolinos de viento. Ni siquiera advertía a las palomas, que caminando ente las colillas y envases aplastados, picoteaban el piso muy cerca de sus pies. Pensaba en el pobre Rubén, en cómo habría pasado estas semanas de encierro, sin ver a nadie conocido y vaya a saber con qué tipos alrededor. Y además, en qué injusticia, porque estaba segura de que era inocente. Para qué habrá ido ese día a la casa de Peralta, justo cuando cayó la cana. Ella le había dicho “ese gordo no me gusta nada, anda en cosas raras”. Pero bueno ahora ya está, en el allanamiento encontraron y se llevaron de todo, entre eso, también a Rubén. Andá a explicar que no tenía nada que ver. Para cuando terminás de probarlo, si podés, ya te comiste unos cuantos meses adentro. Menos mal que por lo menos ahora se lo puede visitar. Seguro que me estará esperando ansioso. Tengo un poco de miedo, nunca entré a una cárcel y en la villa se escuchaba cada historia ...
El chirrido del tren que reculaba perezoso sacó a Paula de sus cavilaciones. Subió y se sentó del lado de la ventanilla, la que no pudo cerrar porque estaba atascada. El asiento metálico era duro y frío, pero tampoco le importó. Lo único que le importaba era llegar a ver a su querido Rubén. Después de una hora y media de viaje en tren y un rato en el micro Oeste, finalmente llegó a la cárcel de Olmos.
Al bajar del colectivo la sorprendió el intenso movimiento en la parada, que estaba ubicada justo frente a la entrada del establecimiento. Gente de toda edad iba y venía febrilmente. En su mayoría eran mujeres y chicos, que si bien por su vestimenta denunciaban una condición humilde, no parecían sucios ni rotosos. Todos, como ella, tenían algún bolso o paquete en sus manos.
Paula no sabía para dónde ir, cruzó el portal de acceso, vio una cola y se dirigió hacia allí. Preguntó y le confirmaron que era para la requisa previa al ingreso. La fila adelantaba lentamente, ya estaba cansada de estar tanto tiempo parada cuando, por fin, le tocó el turno a ella. Traspuso el desgastado umbral y antes de dirigirse al escritorio, desde donde un guardia de bigotes le hizo una seña para que avanzara, alcanzó a mirar las paredes que la rodeaban. Estaban pintadas y repintadas de un amarillo que se notaba distinto en cada mano y que en algunas partes se aglobaba formando unos forúnculos de revoque, varios de ellos reventados. Unos cuadros con el papel oxidado contenían advertencias y recomendaciones que nadie leía. Caminó sobre el piso de mosaicos siguiendo los desdibujos que marcaban las huellas de incontables pasos anteriores.
Parada frente al escritorio, Paula aguantó cabizbaja mientras la mirada lasciva del guardia la recorría desde la frente a las rodillas. Después de devolverle el documento, con un movimiento de cabeza el hombre le señaló una puerta marrón al tiempo que le ordenaba:
- Pasá a la piecita para la requisa.
Al entrar, una bocanada de olor desconocido la recibió de golpe, era una mezcla de aire usado y hospital. El atisbo de una náusea le marcó el asco. En la habitación sólo había una vieja camilla despintada, una banqueta y una pequeña mesa metálica. Estaba apenas iluminada por un ventiluz cerrado, y un ventilador de techo, que había sido blanco, giraba lentamente silbando un monótono shic shic.
Desde la banqueta donde estaba sentada, una mujer uniformada le preguntó sin mirarla:
- ¿Primera vez, no? - y agregó sin esperar respuesta-. Dejá el bolso ahí y sacate la ropa.
Paula dudó un momento, fueron unos pocos segundos que su verguenza le pidió demorando su accionar.
- ¿Qué esperás? – la apremió la guardiana –. Hay mucha gente esperando.
Resignada, la muchacha empezó a desvestirse por la parte de arriba. Cuando quedó con el torso desnudo, la mujer le indicó con el mentón el broche de la cintura del vaquero. Ella lo desprendió y se bajó lentamente los pantalones.
- Todo – le dijo la guardiana.
Paula volvió a demorarse, pensó en Rubén, en su rostro desesperado que la estaría buscando nerviosamente entre los visitantes, en las penurias que habría pasado en esos días allí adentro, en la comida y los cigarrillos que le traía en el bolso. En medio de ese torbellino de imágenes que inundaba y confundía su mente, enganchó los pulgares en el borde elástico de su bombacha y de un tirón se la bajó. Cerró los ojos, rogando que pasase pronto ese momento, pero el ruido del picaporte la obligó a abrirlos nuevamente. El guardia del escritorio entró rápidamente y dirigiéndose a su subalterna le ordenó:
- Dame un guante.
Indefensa, Paula temblaba mientras sentía cómo se debatía en su interior la lucha entre su dignidad y su amor a Rubén. Un sofocón ardiente le recorrió el cuerpo incitándola a la resistencia y a dar batalla, atinó un gesto, pero fue en ese instante cuando decidió darse por vencida.

Héctor Ricci




domingo, 25 de octubre de 2009

Marathónica Mar de Ajo . Fundación poetas y escritores René Villar


A mediados de noviembre se realizará este evento literario, en el Hotel Latinoamericano, en Mar de Ajo, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Allí se reunen escritores de todo el país y también del extranjero. En el mismo se dan seminarios, ponencias, presentación de libros y lectura de poesías y cuentos cortos. El ambiente es muy agradable y muy bien organizado.

Debo contar que para mi es un evento MUY ESPECIAL. El año pasado, para la misma fecha, me invitaron al mismo por intermedio de mi amiga Mónica Portela, y donde concurrí por primera vez a un evento literario. Además presentaba mi primer libro:"Un viaje al pasado". La acogida que recibí , empezando por su presidente Horacio Gómez, fue algo inolvidable para mi. Y desde ese momento me invitaron a muchos eventos más , lo cual me abrió un panorama literario enorme. Y ahora estaré allí nuevamente, para presentar mi segundo libro:"Cuatro hermanos en el siglo XVIII", pero con mucha más experiencia. Estoy ansiosa de encontrarme con tantos amigos escritores...

Debo destacar también que esto se realiza en el Hotel Latinoamericano, con una atención muy especial por sus dueños, que dan mucha importancia a la cultura.

El video es el sonido y vista del mar que se ve desde el balcón del hotel.

lunes, 19 de octubre de 2009

EL BAILE por Eliane Bösch



Epoca Siglo XVIII - Lugar: Inglaterra. Se sorprendió cuando su padre, al volver de un viaje de negocios, le entregó una invitación para un baile, en el castillo Shelton. Se la había regalado un conde, a quien se la habían dirigido a su hija, pero como viajaban a Paris, ésta no podía concurrir.

- Ay papá, esto es muy lindo, pero no tengo ropa para ir a un baile tan distinguido...- exclamó Sheila, pero el en seguida le respondió:

- Pero sí... tienes el vestido del casamiento de tu hermana... -

Y así se solucionó el tema vestimenta. Su hermana menor le hizo un peinado muy estilizado y así quedó deslumbrante para ir a ese evento.

Al llegar quedó maravillada de la belleza de los salones y de las damas con sus mejores atuendos... los caballeros tan finos, mezclados con algunos uniformes rojos. Se sentía un poco perdida, pues no conocía a nadie. Quedó en un rincón, observando todo el movimiento. Empezó la música. A los pocos segundos, un caballero muy serio, la invitó a bailar. Cuando ella puso su mano en la de él, sintió su calor que le recorrió todo el cuerpo.

Cuando estaban formando los arabescos de la danza, el le preguntó su nombre. Al decirle, el le contestó diciendo que el suyo era William. Al terminar la melodía, se saludaron con la cabeza, aplaudieron a los músicos y Sheila no sabía que rumbo tomar, cuando el le dijo:

- si no tiene la próxima reservada, le pido la misma... -

Ella se sentía azorada, pero inclinó su cabeza, asintiendo.

Pasó la noche, con algunas interrupciones, pues el caballero se alejó varias veces para unirse a su grupo de amigos.

Cuando iba terminando la fiesta, en un momento de espera por la música, el le preguntó que haría al día siguiente. Ella contestó que iba a ir a la ciudad, para comprar un libro. Entonces, mirándola con sus ojos profundos le dijo:

- entonces, nos vemos en la librería, a la tarde, y la invitó a pasear por el bosque, cerca del lago -

ella titubeó... pero en seguida el continuó...

- mi nombre es Sir William Shelton, soy el dueño de este castillo...-

esto la abrumó aún más pero se animó y le dijo:

- yo soy Sheila Sundown y vivo en la granja del mismo nombre -

La cara de él no demostró nada. Se saludaron y ella se retiró rápidamente.

En viaje, ella pensaba que no podía ni siquiera soñar con volver a ver a este caballero, pues tal diferencia de casta social no podía acercarse.


Amaneció un día espléndido y Sheila decidió ir a la libreria. El libro lo necesitaba y secretamente esperaba ver a dicho caballero, sin demasiadas esperanzas.

Salió de la libreria, sin noticias, y empezó a caminar lentamente hacia el bosque. De repente sintió unos pasos varoniles que la alcanzaban. Y de pronto sí, allí estaba Sir William. Una reverencia y ambos empezaron a caminar y a conversar animadamente.

El futuro iba a decidir como seguiría esta pareja de distinto nivel social del siglo XVIII.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Matthew MacFadyen - Encuentro en Buenos Aires








El domingo 11, se encontraron 5 miembros del foro : mrdarcy.mforos.com ,argentinas de todo el país para festejar el año del foro y el próximo cumpleaños del actor británico.

Esta reunión ha sido muy amena y entretenida. Todos sus integrantes han pasado un rato agradable con sus compañeras de foro, que no conocían personalmente. ¡Salimos completamente energizadas!Pues sí, yo fui una de ellas. Ojala pudiéramos reunirnos con más miembros de este foro, que están repartidos por toda latinoamérica y España.

Aprovecho este medio para desearle un muy FELIZ CUMPLEAÑOS a Matthew MacFadyen, el próximo día 17.

viernes, 9 de octubre de 2009

LOS PILARES DE LA TIERRA de Ken Follet










Acabo de terminar de leer este voluminoso libro que se sitúa en la Edad Media. Es una trama con muchos personajes que se mezclan entre monjes, prelados y reyes de Inglaterra. Al mismo tiempo trata la construcción de una gran catedral (con sus desgracias, derrumbamientos, fuego,etc) en Kingsbridge, todo con el gran empuje del Prior Phillip, que sin dinero , sin ayuda, trata por todos los medios de construirla. Los personajes se mezclan entre terriblemente malvados como William, mujeres valerosas e inteligentes para hacer negocios, como Aliena, constructores abnegados como Tom, obispos que solo buscan su ganancia como Waleran y claro toda la comunidad de monjes donde se maneja el Prior Phillip. Hay también su cuota de amor, como debe ser.

En estos momentos se está filmando este libro para la BBC de Londres, haciendo una serie en capítulos y la cual es interpretada como el Prior Phillip, mi musa inspiradora o sea Matthew MacFadyen. Se supone que se estrenará en el 2010. Por la lectura de este libro y conociendo al actor, puedo decir, sin temor a equivocarme, que será una obra digna de verse. Se están utilizando todos los elementos para hacerla una superproducción.

domingo, 4 de octubre de 2009

UNA PASION - cuentos y poemas - Adrián Merel






Hoy les voy a poner un verso escrito por Adrián Merel, de su libro Una Pasión, editado por la editorial Dunken. Este fué un muy buen escritor de cuentos y versos, profesor de inglés, traductor , amante del futbol, periodista pero sobre todas estas cosas, una muy buena persona y muy querido por sus padres, mi amiga de años Berta y su marido Horacio. A su prematura muerte, ellos dicidieron ,junto a la escritora Marta Mutti, recopilar todos sus escritos y así se formó este libro. Las fotos son de este escritor y de su madre, tan querida por mi.


A continuación va el verso elegido entre tantos muy buenos y se llama VUELTA


Despierta de sus sueños magros

y abre los ojos al pequeño mundo que lo rodea.


Todo en él es tan pequeño que no hay lugar aún

para enojos o prejuicios.


No conoce las miserias que envuelven

y avergüenzan a los hombres.


Ni la impiedad de sus lecciones mal aprendidas.

Solo descubre un rostro.


Contundente e inicial gesto de amor

a través de sus latidos y un esbozo de sonrisa.


Es su madre, la que asombrada y sin saberlo

reaprenderá a vivir

y todo comenzará de vuelta.

Adrian Merel


martes, 29 de septiembre de 2009

III Encuentro Nacional de narradores y poetas "Unidos por las letras" Bialet Massé 2009





















III Encuentro Nacional de narradores y poetas "Unidos por las letras" BIALET MASSE 2009

He vuelto de dicho evento que se efectuó en Bialet Massé, Córdoba, Argentina. Fueron cuatro días de arduo trabajo donde se escucharon ponencias, lectura de cuentos cortos y poesías, presentación de libros.
Se reunieron escritores de todas partes, inclusive del exterior, y la reunión fue muy amable y entretenida. Hubo debate sobre la educación escolar, en especial sobre literatura.
Las fotos muestran el conjunto de escritores, yo con el fondo de las sierras, desde el hotel, otra con Selene y mi hija, ella que debutó leyendo una poesía y yo leyendo un cuento.

sábado, 19 de septiembre de 2009

FELIZ DIA DE LA PRIMAVERA







En el hemisferio sur, el próximo lunes 21 , comienza la primavera, con sus flores, el sol brillante con las lluvias inesperadas, abriendo la puerta al verano ardiente. Florecen los romances, a pesar de estar en el siglo XXI. Pues no es necesario volver al siglo XVIII, para enamorarse del amor.
Aparecen las flores por todas partes con su bello perfume...y las musas inspiradoras están más presentes que nunca.
Les deseo a todos que vivan con plenitud la VIDA ...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Viaje a Londres por Eliane Bösch



Epoca:siglo XVIII - La madre de Jennifer le informó que debía viajar a Londres para visitar a su tía Emma, pues la misma estaba algo enferma y necesitaba ayuda. Esta se preparó para el viaje, de muy buen grado. Era una joven medianamente atractiva, pero su progenitora no había logrado aún conseguirle un candidato para su casamiento. No debía perder tiempo pues ella ya había cumplido 26 años, y no se había comprometido con nadie, pues ella no quería casarse sin estar enamorada. Tenían sus grandes discusiones a causa de ello. Sin embargo, la madre, secretamente, tenía la esperanza que este viaje quizá la hiciera encontrar algún candidato...
Debía viajar con una amiga de la familia, Helen Lancaster, que también viajaba a Londres.
Cuando llegó el carruaje para llevarla, descendió un caballero para darle la mano para subir... era el sobrino de lady Helen, Howard, que acompañaba a su tía.
Al subir, sostenida por su mano, Jennifer sintió algo raro. Al sentarse enfrentados, y luego de los saludos de Helen, se quedaron mirando, sin decir palabra. Durante el viaje sentía su vista clavada en ella, y su corazón empezó a latir tan fuerte que temió que pudieran escucharlo. La única que hablaba era la tía, y ella le contestaba como podía.
Al llegar le pidieron que fuera una tarde a tomar el té con ellos. Se despidió con una reverencia y observó como él la contemplaba detenidamente...
La tía Emma tenía muchos dolores, algunos inventados o exagerados, pero ella supo como tratarla. Lo que necesitaba, más que nada, era conversar... y en esas charlas le preguntó a Jennifer si no tenía ningún galán en vista para casarse. Ella le dijo que no, pues ella quería casarse enamorada. Lo cual era muy difícil, pero en un momento le hizo la confidencia del viaje con el sobrino de lady Lancaster y que la habían invitado a ir a tomar el té. Emma en seguida se alegró y le dijo que fuera ese mismo día a visitarlos.
Llegó muy emocionada a la casa de los Lancaster, en Grosvenor Square, a las cuatro de la tarde. Esperaba secretamente que estuviera Howard, pero la recibió la tía con grandes abrazos y palabras de alegría. Le informó que su sobrino estaba por llegar pues había salido por negocios. Esto la alegró pero al mismo tiempo se sentía turbada. Una hora más tarde, cuando estaban tomando el té, llegó la persona tan esperada. Al verla, se quedó parado un instante, sorprendido y mirándola con esos ojos profundos que la hacían sonrojar. En seguida comenzó una conversación variada y cuando se dieron cuenta, ya había anochecido. No permitieron que se fuera sola; el la acompañó en un carruaje hasta la casa de la tía. Al bajar y tomarle la mano, se la retuvo unos segundos, apretándola muy fuerte. Ella saludó, agradeció y entró rápidamente.
El quedó unos minutos delante la puerta y luego subió al coche, alejándose.

Unos días después, llegó una carta de su madre, pidiéndole que volviera, pues anunciaron un baile cerca de la casa y ella quería presentarle a un caballero...
Jennifer se despidió de la tía prometiéndole volver pronto. No tenía quién la acompañara e iba a viajar sola. En una parada del carruaje, subieron unas personas desconocidas y atrás venía ... Howard. Cuando la vio se alegró pero le preguntó porque no viajaba acompañada. Ella le contestó que no tenía con quien ir, pero entonces el le dijo: - pero ahora tendrá quien la cuide hasta el final de su viaje - Jennifer le regaló una sonrisa y estaba muy feliz. En la conversación le comentó que la madre quería que fuera a un baile a su llegada, y que le presentaría un caballero , seguramente con fines de casamiento. En la cara de él apareció un gesto de preocupación.

El día del baile, la madre le dijo que tenía dos personas para presentarle y que esperaba que aceptara a uno de los dos. Ella tuvo otra discusión reafirmando su negativa de casarse sin amor. Igualmente prometió ir y conocerlos.
Habían llegado temprano y muy pronto la madre le presentó al primer pretendiente: un señor de bastante edad, de complexión obesa, del cual ella quería escapar. Se negó a bailar, aduciendo que era demasiado temprano. De repente entró Howard y se dirigió hacia ellos. La madre le saludó muy amablemente y le dijo a su hija: - Jennifer, te presento al señor Howard Lancaster que tenía muchas ganas de conocerte - los dos se miraron... no dijeron una sola palabra para no descubrir que ya se conocían... y salieron a bailar inmediatamente.

La madre nunca supo que su hija estaba enamorada y tenía deseos de casarse con este caballero, y por lo tanto creyó que gracias a ella, se consumió este matrimonio...
Eliane





lunes, 7 de septiembre de 2009

MARIONETAS por Sergio Soler


Aqui les presento al profesor, escritor, poeta y gran amigo, Sergio Soler, que vive en Punta Alta, provincia Buenos Aires, Argentina.

Marionetas es del libro " Contrapunto" de Gladys Acha y Sergio Soler.


Acaso sean tus esperas ancestrales
y mis urgencias ausentes
las forjadas
urdidas
tramadas
tejidas
moldeadas
por los titiriteros,los dueños de los hilos.
Acaso no seamos más que eso - marionetas-
pletóricas de paciencia y vertiginosidad
rutina y atipicidad
revolución y parquedad
represión y libertad.
Marionetas prestas al mutis por el foro
anhelantes de mundos que giran giran giran.
Acaso cuando regrese a mi regreso
mi cuerpo traspase las horas
y petrifique mis urgencias
y se despierten mis besos
y mis palabras no aguarden.
Marionetas prestas al mutis por el foro
anhelantes de mundos que giran giran giran.
Marionetas.
Eso somos.
Sergio Soler

jueves, 3 de septiembre de 2009

MATTHEW MACFADYEN




Hoy voy a hablarles un poco de este actor británico, que he adoptado como mi musa inspiradora. Es un actor muy conocido en Inglaterra pues ha trabajado mucho en teatro y ha filmado series de la BBC y muchas películas. En latinoamérica aún no es muy conocido, pero poco a poco están empezando a pasar algunas de sus películas por la TV. En las películas podrán verlo en diversidad de papeles... Como un oficial inglés en la segunda guerra - "Enigma", como el famoso Sr.Darcy, orgulloso del siglo XVIII de la obra de Jane Austen, "Orgullo y Prejuicio", como un corresponsal de guerra en "In my father·s den", como un compungido hijo en el velorio de su padre en una deliciosa comedia inglesa que es "Muerte en un funeral", como un agente contra el terrorismo en Londres en "Incendiary" y como un dirigente de TV en la última" Frost/Nixon". Aparte hizo una miniserie para un canal de Inglaterra, haciendo la historia de un pedófilo, en "Secret Life" con una memorable actuación.


En otra entrada hablaré de sus series y obras de teatro. Actualmente, están pendientes de estreno una sobre la vida de "Enid Blyton," donde hace del primer marido, "Robin Hood" en la que hace al sheriff de Nothingham y la miniserie de "Los pilares de la tierra" donde hará de monje, el prior Phillip. Estamos todos esperando estos estrenos para ver, lo que descontamos,su gran actuación.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Una aventura en el siglo XVIII - por Eliane Bösch

Elizabeth salió esa mañana de su casa, una humilde granja donde vivia con su madre, padre y dos hermanas, en Derbyshire, Inglaterra.
Quería pasear un poco por los bosques aledaños al castillo Willshire, que tenía árboles frondosos y muy antiguos, dando una bella sombra al caminante. Además, estaba bordeando un lago de aguas azules, con unas fuentes de mármol muy bellas. Alrededor todo estaba verde, pues ya había llegado la primavera. Estaba caminando por un pequeño sendero, cuando sintió unos gritos y el galope de un caballo. Enfrente suyo venía una cabalgadura desbocada, con una mujer tomada de las crines y pidiendo ayuda; ella se paró en medio del camino, abrió sus brazos y empezó a decir: - hoo... hooo... - y allí al llegar , el caballo empezó a frenarse... y ella le tomó las riendas que estaban sueltas y seguía diciendo: - hoo...hooo, caballito lindo, tranquilo, tranquilo...señorita permanezca quieta... - y luego la ayudó a bajarse pues la vio muy pálida. La desconocida la abrazó y se puso a llorar diciendo: - Vd.me salvó... me salvó... -´
Elizabeth la tranquilizó y se pusieron a conversar. Entonces Rachel le explicó que el caballo se asustó al cruzarse una liebre , a ella se le cayeron las riendas y el animal empezó a galopar sin control. Su nueva amiga le explicó que el caballo se iba a parar cuando llegara a la casa... Siguieron conversando y cuando Rachel se sintió mejor, su nueva amiga la acompañó caminando y llevando por las riendas al animal, hacia el castillo pues ahí vivía ella con su hermano Robert Willshire, dueño después de la muerte del padre. Al llegar Rachel tuvo que explicarle al hermano lo pasado y este entonces,agradeció a Elizabeth, mirándola muy fijamente con esos ojos profundos que tenía. Ella se sintió sorprendida pero también muy halagada. Al querer retirarse, el le dijo: - por favor, ¿quiere quedarse a tomar el te con mi hermana? - y desde ese momento empezó una bella amistad entre las dos mujeres, con anuencia del dueño de casa.
Iban y venían del castillo a la granja pues se habían acoplado muy bien. Tanto es así que Rachel pidió hacer algunos trabajos ayudando a su amiga... y esta le enseño de buen grado, algunos menesteres de la granja.
Un día Rachel invitó a su amiga a un baile que se efectuaba en un castillo vecino. Ella no queria ir por no tener vestimenta adecuada. Pero ella le prestó uno de sus vestidos y quedó finamente engalanada, con un peinado alto que remarcaba su bello cuello. Al tomar el carruaje para el baile, la vio Robert quien se quedó en silencio, observándola detenidamente con ojos inquisidores. Ella notó esa mirada y se sintió muy emocionada y halagada.
Cuando comenzó el baile, el la invitó y ella lo acompañó con agrado... no hablaron pero el toque de sus manos cada vez que la danza lo indicaba, los sorprendió gratamente. Al volver Rachel notó mucho silencio en la pareja. Al estar a solas con el hermano, le preguntó que pasaba entre él y su amiga. Este gruño un - nada - Pero ella insistió y cuando vio la incomodidad de este, empezó a reir y dijo: - ¡ah, estás enamorado! Era hora... me alegro tanto pues Elizabeth es muy buena y se que te va a hacer muy feliz. - Pero en seguida el hermano exclamó: - no, no... eso no es posible...yo no...no... -
Pero ella sabía que ese amor era imparable.Además había visto la mirada enamorada de su amiga. Asi que se fue frotando sus manos por el casamiento en puerta.
Al otro día llegaba Elizabeth a las puertas del castillo, cuando Robert salía. Se saludaron con una breve reverencia y cada uno siguió su camino. Ella saludó a su amiga quien en seguida empezó a comentar el enamoramiento de ambos. Ella lo negaba pero al mismo tiempo se ruborizaba... En ese momento volvió Robert y se dirigió a la biblioteca, sin emitir palabra. La hermana aprovechó la ocasión para pedirle a su amiga que le trajera un libro pues ella iba a pedir que preparen el te.
Al entrar Elizabeth lo vio mirando por la ventana, pero al notar su presencia se volvió vivamente. Se quedaron mirando en silencio. Luego ella se dirigió al estante para buscar el libro... pero el le cortó el paso. Ella no sabía que actitud tomar pero al querer pasar, el se acercó más y en un impulso la tomó de la cintura y sus labios se tocaron. ¡Fue como una explosión de colores...! los sentimientos afloraron y sus besos fueron cada vez más apasionados. Después de una eternidad, ella se soltó y sin decir palabra pero con la cara radiante, tomó el libro... lo volvió a mirar con una bella sonrisa, y se alejó. El no sabía que hacer...no habían dicho una sola palabra, pero los hechos fueron muy claros.
Llegó con el ejemplar en la mano , se lo alcanzó a su amiga y esta noto la dicha en su cara: - ¿mi hermano se declaro? - - no, pero... - y fue interrumpida por Robert que salía diciendo: - Elizabeth ¡te amo con todo mi corazón!¿quieres hacerme el honor de ser mi esposa? -
Ambas mujeres lo miraron... y al asentir la implicada, los tres rieron.

Así es como otro amor empezaba a florecer.

viernes, 21 de agosto de 2009

Heterogéneo mundo - Gladys Acha



Aqui presento a la poeta y amiga, Gladys Acha, que vive en Punta Alta, Buenos Aires, Argentina.Del libro "Contrapunto" de Gladys Acha y Sergio Soler:


Las horas me traspasan el cuerpo
petrificado de esperas ancestrales.
Tus besos duermen plácidos
el sueño inerte y solitario
Mis manos se desgajan en caricias
dedicadas a las palabras que aguardan
Un mundo milenario gira
en torno a mi mundo estático.
Tu mundo ausente
y en medio de todo ello
nuestro mundo,
vertiginoso y paciente
rutinario y atipico
revolucionario y parco
reprimido y libre
Nuestro mundo y yo esperamos tu regreso
para volver a girar.

Gladys Acha











martes, 11 de agosto de 2009

ENCUENTRO EN EL TREN . - Eliane

Hoy les traigo un cuento corto que no se ubica en el siglo XVIII... sino en el siglo XXI. Pero... podrán ver que la musa inspiradora sigue firme!!!
Esto se lo dedicó a mi amiga Graciela, que ha viajado en este tren.

Ella tomaba todos los días el mismo tren en Longchamps e iba hasta la siguiente estación, Glew, donde el mismo tren volvía en dirección a Constitución. Esto lo hacia pues tenía un problema de columna y no podía viajar parada. Ella se sentaba en el asiento de uno.
Todos los días a la misma hora, tomaba el tren en Glew, en ese mismo vagón, un joven que siempre iba con una cartera colgada del hombro, y un libro en la mano.El era una persona común, nada que lo hiciera destacarse, de alrededor de 30 años, vestido sencillo con un vaquero y una camisa.Tenía la cabellera larga, sostenida atrás con una gomita.
Empezaron a notar su presencia, al mismo tiempo. Ella empezó a mirarlo... le intrigaba el libro... y veía que él también empezó a observarla, cada vez que subía. Ella también era una mujer sencilla, nada llamativa, pero bien arreglada, con su rubia cabellera suelta, también cerca de los 30 años.
A medida que pasaban los días, ambos esperaban el momento de verse, sin decir nada. Un día ella decidió sentarse en un asiento de dos, y el al subir ,se frenó, dudó y finalmente se sentó a su lado. Y ella entonces, pudo ver el libro que leía...era referente a castillos en Europa. Eso la sorprendió agradablemente, pues ella era una enamorada de los castillos...siempre soñaba con éstos e inventaba, en su fantasía, algún romance.
El tren empezó a andar con todos los chirridos naturales de sus ruedas, sobre las vias desparejas y de vagón en vagón, circulaban los vendedores voceando su mercadería. Que medias...que CD con melodías románticas...que libros para pintar para los chicos...y el chocolate! A ella le gustaba, pero ese día, no compró. En cambio él adquirió dos. Los sostuvo un minuto en sus manos y alargándole uno, le dijo: - ¿la puedo convidar? Ya que viajamos juntos todos los días, podemos compartir un chocolate, no? Me llamo Sergio - Ella dudó un instante, luego tomó la golosina y le contestó: - Gracias. Me llamo Mónica - Ambos empezaron a sacar el envoltorio y paladearon lo que ese día era un manjar.Ambos murmuraron: - ¡Que rico! - Empezaron a hablar de trivialidades, sin entrar en ningún tema personal.El tiempo, la política, la crisis, eran los temas.
Al llegar a Constitución ambos dijeron: - Hasta mañana - Y se fueron más contentos que nunca...
Al día siguiente ya entraron en otra conversación... la familia, el trabajo... y el le preguntó a que hora volvía... a lo que ella respondió no tener una hora fija, porque dependía a que hora venía el relevo en el maxikiosco, donde trabajaba... a veces era a las 15 hs., pero otras llegaba a las 16 hs.
Esa tarde , cuando ella llegó a la estación, vio que el la estaba esperando. Fué como una cita tácita. Cuando ella debía bajar en Longchamps, el le pidió para ir a tomar un café. Ella aceptó y fueron al restaurant pizzeria que estaba a una cuadra.Ella pidió un té y el un café...al ver las tortas pidieron una porción que comieron entre los dos. Hablaron animadamente y en un momento el le dijo: - Yo no debería estar viviendo con mis padres, pero es cómodo para ambas partes y a pesar de que les doy un dinero, yo puedo ahorrar para mi proyecto... - ¿Qué proyecto? - quiso saber ella. - Deseo hacer un viaje de estudios por Europa... - y quedó ahí el tema. Ella también tenía ese deseo, pero lo veía muy lejano.
Al terminar el té, ella dejó su mano sobre la mesa, y entonces el le colocó la suya encima. ESE CONTACTO FUE ELECTRICO para ambos... se miraron profundamente, sin palabras, pero sintiendo dentro de ellos, algo muy fuerte.
Luego salieron y caminaron por las calles arboladas, tomados de la mano. Parecía una antigüedad, pero que bien se sentían. En una esquina, él la acercó y le dio un beso en los labios... explotaron millones de estrellas luminosas... y en ese momento quedó sellado un amor que empezó en el tren!

viernes, 7 de agosto de 2009

MATTHEW MACFADYEN


Mi musa inspiradora

Debo decir que desde hace un año me hice “fan” de este actor británico. ¿Porqué? Pues… ¡ me cautivó al verlo en la película Orgullo y Prejuicio! Primero me encantó la película y en seguida me enamoré del protagonista, Mr.Darcy, y luego empecé a indagar sobre este actor. Aquí voy a hablar solamente de esta película…más adelante comentaré sobre las otros films y series de este actor.
Esta película está basada en la novela de Jane Austen que vivió en el siglo XVIII y supo describir a las personas de su época. Después de verla, me explotó la idea de escribir una novela… y así fue como apareció la primera “Un viaje al pasado”. Me encantó la forma de vida de la época…el amor, las leyes que tenían a las mujeres completamente desprotegidas, por ende debían conseguir marido a toda costa. Y poco a poco entré en el mundo del siglo XVIII. Tuve que investigar mucho, tanto para el primer libro como para el segundo, donde me ocupé justamente de las leyes. Y ahora estoy investigando para mi tercer libro que formará “La trilogía del siglo XVIII”de Eliane.
Debo agregar que en mis novelas y también en los cuentos cortos, le doy mucha importancia al contacto de las manos, pues esa era una de las formas de acercamiento de las parejas.
Lógicamente todos mis escritos tienen como musa inspiradora al Sr.Matthew MacFadyen.
He ilustrado todo esto con fotografías de la mencionada película, con su contacto de manos, y el final, tan romántico…

CONTACTO MANOS


orgullo y prejuicio - Final


miércoles, 5 de agosto de 2009

LEJOS DEL FRIO DEL SUR . por Amaranta


Pongo aqui un cuento de una escritora que reside en Punta Alta de la Provincia de Buenos Aires, y que es una poeta muy querida por mi.


Lejos del frío del sur

El cielo semeja una cúpula en donde Miquel Ángel ha esbozado la magnificencia de un día redentor. La claridad rojiza llega a la costa en donde un manto de espuma y caracolitos tejen una puntilla blanca. Bajo las palmeras nos miramos en silencio. La brisa agradable envuelve, con un manto de tibio aliento, nuestros cuerpos bronceados, apenas cubiertos. Sonreímos y miramos la extensión de la playa. Los niños corren mientras arrojan piedritas a las gaviotas que bajan furtivas a llevarse los pescados esparcidos, como gasa de hilos plateados, por las redes de los pescadores. La gente camina descalza perseguida por sus huellas, sintiendo la tibieza en sus pies cansados. Los pareos con que algunas mujeres cubren sus cuerpos me recuerdan los velos de seda de los atestados mercados marroquíes. Las pocas sombrillas que quedan en pie semejan banderas sin patria defendiendo, contra viento y marea, la isla del bienestar absoluto. Un barco petrolero avanza en la lejanía cerca de una boya anaranjada y el clamor de su sirena deja un despojo de nostalgia, tal vez la de los marineros que desean llegar a puerto, quizás la de tantos muertos que nunca se reconocieron. Junto a la rambla, lanchas y veleros tienden amarras reunidos como sus dueños deben estarlo ahora, en la cantina, refrescando sus gargantas secas. El lugar es como un rompecabezas en donde la única pieza que falta es un Quinquela Martín renacido con su humildad de hombre y su paleta de colores. Las primeras estrellas van apareciendo en el cielo, ahora despejado. La sabiduría del espíritu de la madre tierra lo invade todo como una reacción inevitable y evidente ante la presencia de las cosas naturales y sencillas de la existencia. Nos sentimos felices lejos del frío del sur. Nos quedamos hasta entrada la noche cuando un grupo de músicos, bajo lo sones del reggae cantan moviendo sus cabezas al ritmo de la música, sentados alrededor de una fogata quimérica y antropológica. Ellos se ríen y algunos se animan a bailar. Se los ve felices dentro de sus camisas jamaiquinas, disfrutando el momento como nosotros lo hacemos con el nuestro. Contemplamos el maravilloso espectáculo de la danza de las llamas y el crujir de los leños. Nuestros rostros cobran formas inusuales con la luz que alcanza a llegar desde la hoguera, somos como varios animales en uno, las pupilas ya no son negras sino grandes espejos anaranjados y de vez en cuando la luna en ellas. Una pareja de lobos que espera.
Presenciábamos inconscientemente la reunión de los cuatro elementos. El quinto –era inevitable- brillaba por hecho ante la presencia de los otros, cerrando el círculo perfecto en el que la divinidad era el centro.
Nosotros.
Lejos del frío del sur.
Cerca de todo lo bello.
En medio de un espejismo certero.

Autora: Amaranta

lunes, 27 de julio de 2009

LA CITA por Eliane


Siglo XVIII- Inglaterra. Eran muy amigas...fueron a ese baile juntas.En un momento Jane dice: - mira que buen mozo y que porte, del que acaba de llegar...¿quien será? - Susan en seguida le respondió: - Ah,tienes buen ojo...mi hermano me lo presentó.Es de Devonshire,dueño del mejor castillo y de las tierras que le rodean.Está aquí porque vino a visitar a su amigo John Carpenter...y para la temporada de caza.Pero parece bastante raro...sale a cazar pero no dispara un sólo tiro. Si nos acercamos, podré presentarte.Ven... -

Al ir a su encuentro, él las miró, reconoció a Susan y miró con ojos inquisidores y profundos a su acompañante, que también lo miraba sin ningún recato.Al presentar a Jane, esta le dedico una bella reverencia pero el apenas movió su cabeza. Sin dejar de mirarse, ella le preguntó si la estaba pasando bien, a lo que el le contestó lacónicamente : - Sí, muy bien -

Al empezar la música, él no hizo ningún movimiento. Llegó el hermano de Susan y luego de los saludos, invito a bailar a Jane. Luego llegó John Carpenter que hizo lo mismo con Susan. Mientras tanto Jane trató de averiguar algo más sobre el forastero. Lo único que pudo sacar en limpio, que era una muy buena persona, pero un poco raro y que hablaba muy poco.

Las amigas se divirtieron mucho.Al retirarse, se hizo una aglomeración para tomar los carruajes y cuando Jane iba a subir al suyo, se sobresaltó, pues sintió que le tomaban de la mano para ayudarla. ¿Quién era esa persona? Pues el mismo Robert Morris, el forastero, el desconocido. Se miraron unos segundos y el coche se puso en marcha. Ella se había ruborizado... ese contacto de las manos la hizo estremecer... y sus pensamientos se alborotaron.

Al día siguiente, las dos comentaron todo lo sucedido y Susan se reía de ella diciéndole: - Has cautivado el corazón de un noble! Y ahora ¿ que vamos a hacer contigo?... - - Pero no pasa nada...el es de la nobleza y yo una pobre hija de granjeros... ¿qué quieres que pase?

Pero su amiga siguió insistiendo.

A la tarde vino Susan rápidamente a decirle que el hermano tenía un mensaje del "noble". Que al día siguiente, a la tarde, estaría paseando por el bosque y desearía que Jane lo acompañara.

Esta no sabía que hacer.Le aconsejaron que fuera.

Pasó la noche muy mal...no podía dormir... pensaba si era correcto ir a esa "cita"... Cuando llegó la tarde, se vistió, pero no salió... al empezar a caer la tarde, entonces pensando que el ya no estaría, salió. Iba caminando hacia el bosque con la cabeza baja, cuando en una curva del sendero, se encontró frente a Robert. Se paró, lo miró asustada... hizo la reverencia que el contestó sonriendo. Entonces el musitó: - Gracias - y luego de unos segundos: - este lugar es muy bonito...el bosque lleno de pájaros... el río que lo bordea... y ahora, con su presencia, la luz que lo ilumina todo... - Ella no supo que decir... se ruborizó y empezó a caminar seguida por el.

Al comenzar a anochecer, dieron la vuelta y el la acompañó hasta la casa. Allí, ella se animó y dijo: - Yo vivo aquí con mis hermanas y mi padre que es un granjero... - Quería dejar en claro la diferencia de nivel social, pero parecía que a él no le importaba y en cambio le pidió si podía repetir el paseo al día siguiente. Ella aceptó de muy buen grado y cuando entró a la casa estaba muy agitada. ¿Qué era esto? ¿Qué intenciones tenía este hombre con ella? Al día siguiente pensaba aclarar las cosas.

Esta vez hablaron más... como si se conocieran de mucho tiempo. El siempre muy respetuoso... le informó que su amigo iba a dar un baile y el quería pedirle TODAS las piezas. Al ver la cara de asombro de Jane, Robert rió con ganas y le dijo: - Hay algo que aún no le dije. Desde que la conocí, estoy enamorado de Vd....¿quiere ser mi esposa? -

Ella quedó totalmente asombrada...no sabía que decir... - Pero... pero, Vd.sabe que somos de diferentes niveles sociales... yo...yo...- El le regalo una amplia sonrisa, se acercó, le tomó la cara con las manos, y la besó suavemente y luego cuando la notó completamente entregada, fué con más pasión y ambos se estremecieron,

¡Y ya nadie se preocupaba de los niveles sociales !

jueves, 23 de julio de 2009

LA VIUDA . por Horacio Gómez



























Aqui les transcribo un poema de mi amigo Horacio Gomez, poeta de Mar de Ajo, extraido de su libro "Volveré en Otoño".


LA VIUDA


Compungida, de luto riguroso
exacta en la ficción de su amargura,
se encontraba la viuda en Prefectura
en solemne oficio por su esposo.
De servicio, el finado, en Monte Hermoso,
sufrió una fatal descompostura
producto de comer mucha basura
y de un plan siniestro y espantoso.
Nunca hubo sospecha de homicidio,
la trama carecía de defectos.
Así ella logró pensión, subsidio
y una herencia que mejoró su aspecto.
La justicia no oculta su fastidio,
nuevamente triunfó el crimen perfecto.
Horacio Gómez

martes, 21 de julio de 2009

Cuento corto - LLUVIA

























Empiezo aqui con los cuentos cortos.El primero es uno mio, luego seguiré con otros de mis amigos escritores, que ya están esperando turno.





Lluvia . por Eliane


Helen iba caminando pensativa, por el bosque cercano de su casa.Era un atardecer de otoño y el camino estaba plagado de hojas amarronadas.


Epoca: siglo XVIII Lugar: Inglaterra.


Mientras pensaba en la persona que había conquistado en vano a su corazón, llegó a sus oídos un galope de caballo. Allí en la punta de la colina, se acercaba... justamente su amado. No supo que hacer... se quedó paralizada! Cuando Robert la vio, paró su cabalgadura, y también quedó en silencio, frente a ella.


El era el dueño del castillo del lugar y una persona de gran renombre por su nobleza, por su nivel social. Ella era de una familia sencilla, con tres hermanas y un hermano, que vivían en una humilde casa, cerca del bosque. Para esa época, era completamente imposible la unión de esta pareja. Se habían conocido en un baile y lo único que hubo, fueron miradas. Miradas de ambos, de admiración, de deseos, pero nada más.


Ahora después de unos minutos, el inclinó la cabeza y ella le contestó con una bella reverencia. A continuación, bajó de su caballo y se acercó. Ella no sabía que hacer. Entonces se oyó un trueno lejano que anunciaba lluvia. Robert dijo: - Parece que va a llover ...- y ella le contestó: - Sí, así parece! ... - El se acercó más y estuvieron unos segundos mirándose en silencio. Entonces, el con voz desesperada y suspirando dijo: - Srta.Helen.He estado sufriendo desde que la conocí. He luchado para olvidar nuestros niveles sociales, pero el sentimiento de mi corazón es más fuerte. Vd me ha embrujado...espero me libere de este tormento. - Ella se estremeció y mintió diciendo: - No entiendo - Pero en seguida el continuó: - La amo desesperadamente. ¿Quiere hacerme el honor de aceptar mi mano?...¿quiere ser mi esposa? - Otro trueno se hizo escuchar y empezaron a caer las primeras gotas de la lluvia. Ella lo miró a los ojos y después de unos segundos , con voz trémula le dijo muy quedamente: - Si... - Muy despacio se acercaron y el la besó muy suavemente primero y luego con mucha pasión.


La lluvia ya caía fuerte pero ellos no la sentían... estaban en el paraíso.

domingo, 19 de julio de 2009

Cuatro hermanos en el siglo XVIII


Esta, la segunda novela, incursiona en las leyes del siglo XVIII. Hay una pequeña trampa,pues no son cuatro hermanos, sino un abogado con su hermana y por otro lado un inspector de policía con su hermana. La trama es muy diversa. Aparte de las leyes, hay problemas policíacos, y enredos del corazón. Es una pequeña novela, muy fácil de leer, con muchas aventuras y sobre todo con mucho romance.

Ahora vendrá la tercera... pero esta todavía está en borrador...

Un viaje al pasado y Cuatro hermanos en el siglo XVIII

En esta película me he inspirado para la primer novela "Un viaje al pasado" La protagonista Alice, viviendo en el siglo XXI, viaja a Inglaterra, visita el castillo donde filmaron esta película y al dormirse en el mismo, despierta en el siglo XVIII, donde empiezan sus aventuras. Hay una trama con muchas aventuras, mucho romance, naufragio de por medio. Alexander es un poco un Mr.Darcy ,pero la trama es muy diferente. La lectura es muy amena y entretenida.