MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

MIS CUATRO LIBROS EDITADOS

domingo, 28 de febrero de 2010

NIVELES SOCIALES por Eliane Bösch

Volviendo a mis cuentos cortos de épocas pasadas, les traigo uno con problemas de niveles sociales...

Epoca : Siglo XVIII – Lugar: Inglaterra .
Richard, un humilde campesino muy trabajador, a instancias de su hermana Susan, fue a un baile de la comarca que se hacia en el castillo de los Hampton. Allí , ella le presentó una bella muchacha, Helen, que era su amiga. Richard bailó varias piezas con la misma, durante la velada. Al retirarse, se enteró que era la anfitriona de este castillo. Fue una desilusión para él, pues había quedado cautivado por la belleza, el donaire y la inteligencia de la misma. Obviamente, la diferencia de clases no le permitía soñar en absoluto con ella.

Unos días después, la encontró en la librería donde ambos habían ido para comprar unos libros... se saludaron con una reverencia, y ella salió en seguida. Se acercó a su carruaje y le dijo al cochero, que se fuera, pues iba a caminar hasta la casa. A ella le gustaba mucho hacer travesías largas a pie.

Hacia unos 15 minutos que estaba en el camino, cuando vio que el cielo estaba cada vez más oscuro y se sentían truenos en la lejanía. Apuro el paso, pero a los pocos minutos, empezaron a caer las primeras gotas. En ese momento sintió a sus espaldas, el galope de un caballo. Al llegar a su lado, Richard le dijo:

-Srta Helen va a llover fuerte. Aquí cerca hay un castillo en ruinas para cobijarse .
-Si Vd. me permite, la llevo hasta allí.-


Ya llovía fuerte... no había tiempo para pensar... le dio la mano y la alzó hasta la montura, delante de el. Y salió rápidamente con su cabalgadura. Al llegar al refugio, ella descendió y se cobijó en un alero pequeño de las ruinas. El se apeó y se acercó a ella... el lugar resguardado no era grande, por lo tanto debían quedarse muy juntos. Allí conversaron del tiempo, pero ambos tenían sus corazones alterados. Ella también había quedado prendada del porte de este hombre, de su mirada penetrante y varonil... pero no quería pensar demasiado en esta persona por las diferencias sociales. Aunque parecía que la naturaleza insistía en juntarlos... Al fin, la lluvia paró. Entonces, el volvió a subirla al caballo y se dirigieron al castillo. Seguían hablando animadamente, pues se encontraban muy a gusto.

Al llegar, empezaba a llover otra vez y ella lo invitó a pasar... le tuvo que insistir mucho pues el no quería molestar. Al fin accedió y al pasar a la biblioteca, se encontraron con Robert, el hermano de Helen, que en seguida se puso a conversar con ellos. Le ofrecieron ropa seca y mientras se cambiaba ,el anfitrión, le preguntó por la cosecha de su granja. Hablaron largamente sobre el tema y Robert le confesó que estaba preparando una posible inversión con la siembra de los campos vecinos y quería que le aconsejara al respecto. A Richard le apasionaba el tema y con la conversación no oyeron entrar a Helen con el servicio de té. Robert siguió hablando del tema y le pidió si podía venir la próxima semana, pues quería mostrarle unos estudios que tenía hechos, para este trabajo. El asintió con mucho entusiasmo y miraba de reojo a Helen. Esta también lo miraba con mucho regocijo. Es que se volverían a ver...¡ y ambos corazones latían muy fuerte!

Al poco tiempo, Robert y Richard se hicieron muy amigos y empezaron a trabajar juntos en este proyecto. Helen siempre andaba revoloteando alrededor de ellos, y su hermano empezó a observar el interés de ambos jóvenes. Esto le alegró pues quería mucho a su hermana y cada vez le gustaba más la forma de ser de Richard. Sabía que socialmente no estaban en el mismo nivel, pero no era arrogante y pensaba que si a Helen le gustaba, todo podría arreglarse.

Un día, cuando cenaban todos juntos en el castillo, Robert dijo que tenía que decirles algo muy importante:

- les informo que desde hoy en adelante Richard trabajará con nosotros en mi
proyecto y lo voy a poner como socio para este tema, por lo tanto tendrá todos
los atributos necesarios para manejarse en la sociedad, como representante del
castillo Hampton. -

El involucrado quedó sorprendido y no sabía que decir, en cambio Helen aplaudía y lo miraba al hermano con ojos pícaros! Ya con esto quedaba el camino abierto para que los enamorados pudieran comprometerse. Faltaba solamente el pedido de mano del galán .

La velada terminó muy alegremente y cuando Richard se retiró, ella lo acompañó
hasta el jardín... el estaba pensativo y ella le allanó el camino diciéndole:

- el tiempo está tan lindo...¿ porque no me acompaña mañana, a un paseo por el
- bosque? –

El inmediatamente accedió y quedaron en encontrarse al día siguiente, en el bosque cercano, que estaba cerca del lago...

Hacia rato que ella estaba caminando, nerviosa, debajo de los árboles llenos de hojas verdes pues la primavera había llegado hacía algunos días.

De pronto lo vio llegar, a caballo, muy bien trajeado y traía algo en la mano . Al descender, saludarse con la reverencia, el le alargó una preciosa rosa roja que traía de su jardín. Ella aspiró el perfume de la flor y lo miraba con esos ojos celestes cielo que a el lo dejaban sin aliento. Después de unos segundos, ambos se acercaron, el le tomó la cara y la besó suavemente y al sentir su entrega se besaron apasionadamente. Entre beso y beso, el le decía:
- te amo... te amo... –
Y finalmente logró decirle:
- ¿quieres ser mi esposa? –
y ella sonriendo le contestó:
- si mi amor... si...si...-

¡Y así quedó sellado un amor que venció a la sociedad!

Eliane Bösch

22 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Una bella historia de amor. Ahora recuerdo una película magnífica. La vi hace años en la televisión de Buenos Aires. No es una historia de amor, pero tiene que ver con hombres y mujeres que pertenecen a clases sociales muy diferentes: «El talentoso señor Ripley», del director británico Anthony Minghella. En este caso, el personaje principal, que no tiene mucho dinero, pero sí mucho talento y un gran amor propio, se las ingenia para formar parte de un grupo de amigos muy ricos. Aunque todo empieza bien, luego aparecerán los problemas, que serán graves y complejos, y harán correr la sangre del más prepotente y engreído de los personajes.

¡Saludos!

Eliane dijo...

Carlos Alberto, gracias por tu comentario. No recuerdo haber visto la pelicula que nombras...
Un gran abrazo

Fernando dijo...

El protagonista masculino me recuerda al "caballero agricultor" (dicho con las elogiosas palabras de Knigtley) Mr. Martin, de Emma; pero ella no es, ni mucho menos, la apocada Harriet.
Dulce, Eliane.

Eliane dijo...

Fernando:Ahora que lo decis, es cierto, hay similitud con ese Mr.Martin... Gracias por tu comentario... me encantan tus visitas!
Un abrazo

Luciana dijo...

Eliane, como dijo Fernando, a mi también me recordó a Mr Martin de Emma.
Aunque este ha elegido un poco mejor que la pobre de Harriet.

Eliane dijo...

Luciana:Yo les puedo asegurar, que cuando lo escribía no tenía a Emma en mente! En mi primer libro (Un viaje al pasado) es al revés, hay una granjera muy trabajadora que se enamora del señor del castillo!
Gracias por tu visita! Un gran abrazo!

Lady Darcy dijo...

Hola Eli. a mi también me recordó a Mr. Martin, precioso final para tu historia, disculpa por no pasar tan a menudo como quisiera, pero como lo comenté en el foro estuve de vacaciones :P, y ya me voy poniendo al día con mis buenos amigos. besos.

Eliane dijo...

Rocely:Las vacaciones siempre hay que disfrutarlas...me alegró tu comentario!
Besos

Fernando dijo...

Es que somos, y por tanto escribimos, lo que hemos leído, querida Eliane. Y nos sale, aunque no nos demos cuenta.
Abrazos.

Eliane dijo...

Fernando: Eso es muy cierto...en uno de mis libros puse el nombre Thornton porque me pareció... y hace unos días veo la pelicula El hombre quieto, y John Wayne se llamaThornton (eso me quedó en la mente y lo usé!!!!!!)La mente almacena cosas y uno va al "archivo" y extrae ideas...
Es un gusto charlar con vos...gracias!
Un abrazo

Guacimara dijo...

Eliane, cuando leí tu libro pensé que habías puesto el apellido Thornton por el personaje de Norte y Sur de Gaskell, interpretado por Richard Armitage! jeje! Me gusta mucho ir leyendo tus relatos cortos de vez en cuando, sobre todos estos días grises y lluviosos como el que tengo hoy. Me aportan candidez y dulzura.

Patricia. dijo...

Qué curioso, he visto dos versiones de ''Emma'' y a mí no me recordó a Mr. Martin.
Me hubiera gustado decir que hoy en día ya no tenemos problemas con las clases sociales... pero no es así, mucha gente se sigue guiando por ellas. Tal vez la diferencia esté en que antes se reconocía y ahora no.
Dulce cuento Eliane.
Besos.

Fernando dijo...

Guacimara ha rizado el rizo con lo de Thornton :D
Genial.

Eliane dijo...

Guacimara:Pues, yo no lei todavia Norte y Sur, asi el Thornton no lo "tomé" de ahi...jajaja sino de la pelicula que comenté...!Me alegro que mis relatos te gusten y en especial en los días grises! Está bueno eso!Besos

Patricia: Me alegro que alguien no recordó a Emma leyendo el cuento...jajaja, me reconforta! Ya me estaba acomplejando...Gracias por tu comentario.Un abrazo

Fernando: Sin embargo, Guacimara, conectó ese apellido con una novela que yo AUN no leí... sere psiquica...JAJAJAJAJAJA
Requetegenial! :)

Ana Márquez dijo...

El amor por encima de nubes y avatares. Hermosa historia, Eliane.

Un beso fuerte.

Eliane dijo...

Ana: Te agradezco tu comentario!
Un gran abrazo

Abuela Ciber dijo...

Que romanico!!!!!!

Gracis por compartirlo, he pasado suave y grata su letura.

Cariños

Eliane dijo...

Abuela Ciber: Que gusto me da saber que te agradó mi cuento!!!
Besos

Aniky dijo...

Eliane! que bonita historia! Tus escritos siempre hacen que sonría y vea lo bello que es todo y las maravillas que podemos expresar por la palabra escrita. Sigue, sigue! Me encanta leerte! Y miles de gracias por pasarte por mi blog tan amenudo! me alegro que te guste lo que os cuento! Besicos, Aniky

Eliane dijo...

Aniky: Gracias por tu lindo comentarios. Besos

Angela: Aunque no se `porque no aparece tu comentario, se que lo pusistes y te lo agradezco! Feliz dia de la mujer para tu tambien!
Besos

GRACHULA dijo...

mas vale tarde que nunca!!!!! lei el cuento.
helen era una cica audaz para la época. sincarabina!!!!! jajajaja
y richard un hombre afortunado de tener la amistad de robert a pesar de las grandes diferencias sociales. muy bueno eliane!!!

Eliane dijo...

Gracias Graciela, nunca es tarde para un comentario. Yo aprecio mucho eso! Me alegro que te gustó el cuento....
Un abrazo